Hablando sobre Social Business y el futuro de las Agencias de Comunicación, en #ClubRadio

El pasado jueves tuve la oportunidad de asistir al segundo de #ClubRadio, que abordó temas como el ‘Social Business’ y el futuro de las agencias de Comunicación. En el debate, estuvimos Jacobo Zelada, director de desarrollo de negocio de Apple Tree Communications, y Adrián Elliot, director de Comunicación digital de Grayling.
En el debate, hablamos sobre Social Business, poniendo foco al principio en cómo afecta a los procesos internos de las compañías. Intenté aportar un punto de vista más global, y sobre todo explicar que esto del Social Business no es nuevo: Social Business es la evolución lógica que deben hacer las empresas en cuanto a sus modelos de gestión en base a los cambios que han provocado los Social Media. Es la evolución que predecía el Manifiesto Cluetrain: “Los mercados son Conversaciones”.

El debate continúo hacia el cómo las Agencias de Comunicación podemos ayudar en este proceso, y cuál es su futuro en este mundo tan sumamente cambiante, donde la competencia es cada vez más alta. Ahí, mi opinión es clara: Las agencias de Comunicación, y por ende los profesionales que trabajamos en ellas, tenemos que especializarnos cada vez más, a través de la innovación, y conformar equipos cada vez más sinérgicos, donde la transversalidad es clave para poder ofrecer a nuestros clientes unos servicios cada vez más integrado en la toma de sus decisiones. Por eso cada vez los perfiles profesionales dentro de las agencias (en Inforpress desde luego es así), cada vez se alejan más de los perfiles clásicos de periodistas o licenciados en comunicación. En la agencia donde trabajo hay documentalistas, biólogos, doctores en derecho, especialistas en marketing, economistas, químicos… Toda una variedad de profesionales que conformamos un equipo heterogeneo, muy creativo, y cada vez más volcado en la excelencia con todos y cada uno de nuestros clientes.

Puedes ver el video completo del debate en el siguiente video.

Acciones RSC que tienen poco de RSC: Dona más que Don Amancio

Me entero a través de Yorokobu de que la agencia JWT Spain ha creado una página llamada Dona más que Don Amancio.

En ella, te explican que la donación que el dueño de Inditex hizo el pasado octubre de 20 millones de euros, la más grande entre las donaciones privadas que se ha hecho nunca en España a una ONG, no supone más que un 0,5% de su patrimonio personal. Y que una donación de gente normal como nosotros, fácilmente puede superar ese porcentaje. “Porque poner en tu muro que has donado más que Don Amancio, mola”, es la frase que resume la acción.

Y ponen a nuestra disposición una calculadora en la que el resultado final es poder donar 1 céntimo más que Amancio Ortega.

Me parece una acción perversa en su planteamiento, por lo demagógico de este, muy en línea con la columna de Lucía Etxebarría, que escribió aquello de : “No es Zara todo lo que reluce: ¿qué hay detrás de una donación millonaria?”, intentando desacreditar a Amacio Ortega, a su fundación y a Inditex.

Me da la sensación de que para hacer una acción de RSC como esta, donde al final puedes efectivamente donar el resultado del 0,05 de tu patrimonio más 1 céntimo a muchas ONGs, no era necesario desacreditar a una persona que objetivamente, es y ha sido más generosa que muchos de nosotros. Creo además, que esas ONGs a las que se redirige no son conscientes de que se les está dirigiendo tráfico bajo una premisa muy poco elegante, y deberían desvincularse de un mensaje como el que se transmite:El dinero de Ortega tampoco es tanto, a él le sobra, yo soy más generoso. Esto no va de ver quién la tiene más grande, sino de ayudar a los demás y realmente implicarse en ello.

Y desacreditar a alguien para ganar tú crédito me parece que no es la manera de trabajar tu RSC.

Dame 12 minutos y crearé el mayor espectáculo del mundo

Hoy os voy a hablar de música. De música en directo. Pero de un directo especial, un directo que se repite año tras año y en el que el artista sólo tiene 12 minutos para demostrar lo que sabe hacer, tocar sus mejores temas, embaucar al público que asiste en directo al evento, y enganchar con su música a una audiencia de 1000 millones de personas. El concierto del descanso de la SuperBowl.
Todos sabemos de la importancia de este partido entre la población americana, donde el día del partido es casi una fiesta nacional, los espacios publicitarios son los más caros año tras año, es el día de mayor consumo de bebida y comida… y el espectáculo (y no siempre el deportivo) no puede desmerecer.
Desde el primer partido de la SuperBowl ha habido música en el descanso, pero no fue hasta 1993 cuando el Rey del Pop, en Pasadena, cantó con más de 3000 niños en directo “Heal the World” tras una aparición estelar.

Fue tal la repercusión mediática de la actuación, que desde entonces los mejores grupos han tocado en directo en dicho evento, demostrando en tan sólo 12 minutos el porqué este partido debe ser considerado El Mayor Espectáculo del Mundo. Desde entonces, muchos grupos han tocado y triunfado, otros han generado enorme polémica, pero todos, absolutamente todos, fueron parte de un momento único.

Este 2012, Madonna demostró por qué sigue siendo la reina del Pop de manera indiscutible.

U2 emocionó a todo el mundo en la primera SuperBowl celebrada tras los atentados del 11S.

The Who, uno de los grupos más grandes de todos los tiempos, con ya tan sólo 2 integrantes del grupo original, consiguieron en 2010 con un poco de ‘Baba O’Riley,’ un poco de a ‘Pinball Wizard,’ un poco del cierre de ‘Tommy,’ un trozo de ‘Who Are You’, y una porción de ‘Won’t Get Fooled Again’arrasar.
Estos son algunos ejemplos, pero desde luego la lista de artistas es mucho más larga.
En 1993, Michael Jackson, que lo cambió todo.
En 1996 Diana Ross hizo bailar a medio mundo (literalmente).
En 1997 los Blues Brothers, sin John Belushi, pero con James Brown.
En 1998, montaron un espectáculo brutal de homenaje a la Motown.
En 1999 fueron The Kiss.
En 2001 se montó un popurri con NSYNC, Britney Spears, Aerosmith, Justin Tembarlake y varios actores de comedia como Adam Sandler, Chris Rock o Ben Stiller.
En 2002 U2 con su homenaje a las víctimas del 11S durante el “Where the Streets have no name”.
En 2003 fueron Shania Twain, el grupo No Doubt, y Sting.
En 2004 la polémica de Janet Jackson.
En 2005 no se buscaron líos, y el elegido fue Sir Paul McCartney.
En 2006, los infatigables Rolling Stones.
En 2007 el encargado fue Prince, o como quiera que se llamase en ese momento.
En 2008 Tom Petty toco 4 temas.
En 2009 Bruce Springsteen y la E Street Band hicieron vibrar al mundo.
En 2010 tal y como hemos visto The Who.
En 2011 los Black Eyed Peas con el hit de ese año.
En 2012 fue Madonna ejerciendo de reina del Pop junto a LMFAO, Nicki Minaj y M.I.A.
¿quién será en 2013?

Entourage, la serie sobre el mundo de Hollywood

 

Acabo de terminar de ver la octava y última temporada de Entourage, conocida en España como El Séquito. Y he disfrutado todas y cada una de las temporadas como un verdadero enano. Protagonizada por Kevin DillonAdrian Grenier, el fantástico Jeremy Piven como Ari Gold, Kevin Connolly y Jerry Ferrara, la serie de televisión cuenta en capítulos de 22 minutos la vida de Vince Chase, una estrella de Hollywood y su grupo de incondicionales amigos.

Una verdadera joya de la televisión, que cuenta con enormes dosis de humor (y de cameos de verdaderas estrellas) cómo es de terrible y sórdido el mundo del cine desde dentro, conociendo a todos los “actores” que hacen de este mundo un mundo soñado para muchos, pero que está lleno de miserias y grandezas, de alegrías y penas, de subidas y bajadas, de gente buena y de gente absolutamente ruín.

Si puedes, no dejes de verla. Os dejo un video con el mejor personaje de la serie.

El patito feo


Ayer por la noche le puse este corto a mis hijos y aluciné.
La crueldad más terrible condensada en un cuento ¿para niños?
Si Walt Disney lo que quería era traumatizar a una generación, seguro que lo consiguió. Para que luego digan que lo de esta gente es “la fábrica de sueños”. De pesadilla, diría yo.
Portaros bien.